Vivaldi, Antonio Lucio

Sacerdote, violinista y compositor

Italiano Barroco

Venecia, 4 de marzo de 1678 - †Viena, Austria, 28 de julio de 1741

Apodado "il prete rosso" (el cura rojo) por ser sacerdote y colorín, era hijo de Giovanni Battista Vivaldi, violinista de San Marcos, quien fue su principal maestro. También fue, probablemente, discípulo de Giovanni Legrenzi.

Antonio Vivaldi

Su salud siempre fue delicada. El 18 de septiembre de 1693 ingresó en un seminario y recibió sus primeras órdenes religiosas. En 1699 fue ordenado subdiácono, luego diácono (1700) y finalmente se ordenó sacerdote en 1703, pero albergaba el férreo deseo y la determinación de desarrollar su carrera musical como instrumentista, maestro, compositor y empresario de ópera.

Entre 1703 y 1738 desempeñó, más o menos con continuidad, diversos puestos docentes en el Ospedale della Pietà, haciendo de su "joven orquesta" una de las más brillantes de Europa, dando paso además a sus obras, de carácter decididamente progresista, poderoso centro de atención para los visitantes extranjeros y, en consecuencia, fuerza mayor para la difusión de su fama y sus ideas.

Antonio Vivaldi, il prete rosso

Aun cuando se ausentó de Venecia (estuvo en Mantua, 1718-20, Roma, 1723-25; Alemania, Viena, Praga, 1729-33), compuso obras para estas ciudades, con las que había establecido contactos, o continuó manteniendo contactos. Únicamente en 1738, cuando le abandonó la fama en Venecia, las autoridades venecianas le relegaron a un segundo plano. Ese año viajó a Amsterdam y en 1740 a Viena, con la esperanza de renovar su suerte y su fortuna, pero murió allí en la pobreza, el 28 de julio de 1741.

Durante la mayor parte de su vida gozó de una elevada posición económica; generoso, leal y admirado por distinguidas personalidades, su carrera es una sucesión de éxitos operísticos, sobre todo en cuanto respecta al aplauso y veneración de sus colegas músicos, entre quienes se encuentra una excelente contralto, Anna Giró, su alumna desde 1723, intérprete de ópera, compañera y tal vez amante.

La producción de Vivaldi es enorme, abarcando los principales géneros. Sobreviven cerca de la mitad de sus 40 óperas. A pesar del impacto producido por su personalidad, dominó de manera muy imaginativa las convenciones formales, lo suficiente como para garantizarse una buena posición.

Caricatura de Antonio Vivaldi, por Pier Leone Ghezzi (1723)

Aunque mucho menos originales, las 40 cantatas solistas basadas en el modelo de Scarlatti son aún muy efectivas. Su música sacra, que incluye diversos fragmentos de la misa, oratorios (tan sólo sobrevive "Judith") y cerca de 50 motetes solistas y salmos, revela la influencia de la ópera y, como en el famoso "Gloria", del concierto. Sobresalió particularmente en el terreno de la música instrumental, produciendo cerca de 60 concerti grossi para cuerda, 240 conciertos para violín, otros 100 conciertos solistas (fundamentalmente para fagot, violoncelo, flauta y oboe), 80 conciertos múltiples y dobles, y cerca de 100 tríos para violín y sonatas mixtas.

Los tríos Op. 1 y las sonatas para violín, Op. 2, aparecieron en 1705 y 1709, respectivamente; en 1711 se editó en Amsterdam "L'Estro Armónico", Op. 3 (cuatro conciertos, cada uno de ellos para uno, dos y cuatro violines), siendo su editor Roger, y rápidamente se difundió por toda Europa, produciendo profundos cambios en la composición del concierto.

Sus últimas publicaciones, en especial "Las Cuatro Estaciones", 1725, y Conciertos para flauta, 1729, vienen a reforzar su posición como máximo compositor instrumental del último Barroco. Es el músico más original e influyente de su generación, y sentó las bases del concierto Barroco maduro.

Concierto Nº 1 "La Primavera" en Mi Mayor, Op. 8, RV 269 de "Las Cuatro Estaciones"