Tartini, Giuseppe

Violinista, teórico musical y compositor

Italiano Barroco

Pirano, Istria, 8 de abril de 1692 - †Padua, 26 de febrero de 1770

Nació en Pirano, en la península de Istria, en la República veneciana (ahora Piran, Eslovenia), de padre italiano y madre eslovena. Estudia violín y los rudimentos musicales en los círculos eclesiásticos de su ciudad natal, hasta que en 1708 toma lecciones de leyes en la Universidad de Padua.

Giuseppe Tartini

Allí logró maestría en el arte de la esgrima, aunque durante muchos años continuó sus estudios de violín de forma completamente autodidacta.

Su vida estuvo plagada de incidentes novelescos: destinado a la carrera eclesiástica por su familia, en 1713, tras la muerte de su padre, colgó los hábitos para casarse con una joven de modesta condición, Elisabetta Premazore, una mujer que su padre desaprobaba debido a su baja clase social y a la diferencia de edad. Desafortunadamente, Elisabetta era la favorita del poderoso Cardenal Cornaro, quien acusó a Tartini de abducción. Tartini decidió refugiarse en el Convento de San Francisco en Asís, donde podría escapar del procesamiento. Mientras, allí aprendió a tocar el violín bajo la tutela del músico bohemio Bohuslav Cernohorsky, y compuso una de sus obras más célebres, la Sonata en Sol menor “El trino del diablo”.

Cuenta la leyenda que cuando Guisepe Tartini escuchó a Francesco Maria Veracini en 1712 en Venecia, quedó tan impresionado con él y tan insatisfecho con su propia habilidad, que huyó a Ancona y se encerró en un cuarto a practicar.

Giuseppe Tartini

De regreso en Padua en 1715, inició una carrera de virtuoso que le llevó, durante un corto período de tiempo, hasta Praga. La habilidad de Tartini mejoró enormemente y en 1721 fue designado maestro de capilla en San Antonio en Padua, con un contrato que le permitió tocar para otras instituciones que él quisiera. Dos años después, en 1723 se traslada a Praga donde residirá por un período de 3 años.

En 1726 se estableció definitivamente en Padua, dedicándose a la interpretación y la enseñanza. En 1727 creó su famosa escuela de violín que atrajo a estudiantes desde toda Europa. Cabe destacar entre sus discípulos a Nardini. Producto de sus labores como pedagogo escribe en 1754 su “Tratado de Música”.

Tartini se fue interesando gradualmente por la teoría de la armonía y la acústica, y desde 1750 hasta el final de su vida publicó varios tratados. Fue uno de los mayores virtuosos del violín de su época, cuyas innovaciones en la escritura para dicho instrumento sólo pudieron ser superadas por Niccolò Paganini en el siglo XIX. Prácticamente la totalidad de su obra, que comprende más de 125 conciertos, está dedicada a su instrumento, el violín.

Murió en Padua a los 77 años, a consecuencia de la gangrena que padecía en una pierna. Su música nos dejaba sobre todo escritos en forma concertante, en su mayoría modelados bajo la influencia de Vivaldi aunque con más requerimientos virtuosísticos.

1er movimiento de la "Sonata para violín y bajo continuo en Do menor, Op. 1 Nº 8"