Tarditi, Orazio

Organista y compositor

Italiano Barroco

Roma, 1602 - †Forlì, 18 de enero de 1677

Se convirtió en hermano de la orden Camaldolese.

Catedral de Faenza

En la primera parte de su carrera fue organista: en la Catedral de Arezzo desde el 23 de diciembre de 1624 al 21 de agosto de 1628, en San Michele, Murano, cerca de Venecia, en 1629 y en la Catedral de Volterra en 1637. Por el resto de su carrera fue maestro di cappella: en la Catedral de Forlì en 1639, en la Catedral de Iesi, 1644-45, y en la Catedral de Faenza de 1647 a 1670. 

Tarditi fue tanto uno de los más viajeros como uno de los más prolíficos compositores italianos de iglesia de su tiempo. Su producción es principalmente de música sacra e incluye muchos volúmenes de motetes concertato, motetes solos con o sin violines, pequeñas y grandes misas concertato y música de salmos. Generalmente tendió a escribir partituras crecientemente íntimas: así un número regular de sus obras tempranas son para cinco voces y órgano, mientras que, completamente en acuerdo con los cambios en la música de iglesia italiana del norte de este periodo, las últimas son dominadas por texturas de dúos y tríos. Ya en 1629 tenía una fina propensión a la escritura declamatoria de motetes solos de los venecianos, y el dúo "Dulcis et suavissime Jesu" (1637) es un ejemplo particularmente hermoso de melodía espontánea, cargada de emoción; las dos voces vienen juntas sólo al final de cada exposición, por vía del climax.

En una escala más grande algunas de las misas en su colección de 1639 son impresionantes por su uso de tuttis dramático, sobre todo en las aperturas de movimientos; tienen extensos episodios solos que tienden a ser una menudencia repetitiva cuando son tratadas en sucesiones. Este juicio se aplica quizás a la obra más grande de Tarditi, la tercera de su colección de misas de 1648, que es para cinco voces, dos violines, trombón y órgano y es así una misa ceremonial a la manera veneciana. 

Las obras seculares de Tarditi son menos interesantes, aunque las arias de 1628, todas modestas canciones estróficas, incluyen algunas melodías agradables (por ejemplo. la de "Gioisca pur contento"), las canzonetas tienen un cierto encanto, y los dúos se parecen a sus mejores obras sacras en su combinación de interés declamatorio y contrapuntístico.

Motete "Volate caelites"