Rognoni Taeggio, Francesco

Violinista y compositor

Italiano Barroco

Milán, h. 1585 - †Milán?, h. 1626

Hijo de Riccardo Rognoni.

Basílica de Sant Ambrogio, Milán

La información biográfica sobre él viene principalmente de sus publicaciones. En 1608 estaba asociado con la academia milanesa de Marco María Arese, el dedicatario de su colección de canzonas instrumentales de ese año. En 1610 era director de música del Príncipe de Masserano, a quien dedicó una colección de música sacra ese año. En 1613 era director de música instrumental del gobernador de Milán, el dedicatario de su primer libro de madrigales para cinco voces de ese año, y en 1614 publicó allí su primer tratado de violín, "Aggiunta del scolaro di violino & altri strumenti", ahora perdido. En 1619 Borsieri lo mencionaba como flautista y violinista así como compositor. En 1620 era maestro di cappella de San Ambrogio. Según su "Selva de varii passaggi", tenía conexiones con el Rey Sigismund III de Polonia, (el dedicatario de la obra), y dirigió el conjunto instrumental de la corte ducal de Milán por lo menos entre 1620 y 1626.

Por la colección de misas y motetes de 1624, dedicada al Archiduque Karl de Austria, sabemos que Francesco había sido nombrado Caballero Papal y Conde Palatino hereditario. La inclusión de dos de sus obras en una colección de obras sacras e instrumentales publicada en Milán en 1626 indica que todavía estaba vivo en ese año. 

Francesco ha recibido la mayor atención por su "Selva de varii passaggi", probablemente una versión extendida de "Aggiunta del scolaro". En dos partes, la primera, dedicada a la voz, tiene dos prólogos sobre los problemas principales del canto. La segunda parte se refiere a los instrumentos de viento y de cuerdas e incluye observaciones interesantes sobre sus características. Francesco Lomazzo, hijo del editor Filippo Lomazzo, en una carta en la segunda parte de "Selva", describe a Francesco, su maestro, como un virtuoso del violín que tocaba todos los días los pasajes musicales incluidos en su tratado, y que fue víctima de muchos músicos celosos, que habían quitado incluso algunos de sus finales y cadenzas. 

"Vestiva i colli"