Rigatti, Giovanni Antonio

Cantante y compositor

Italiano Barroco

Venecia, bautizado 15 de octubre de 1613 - †Venecia, 24 de octubre de 1648

Bautizado el 15 de octubre de 1613 en la iglesia de San Severo en Venecia. Se hizo niño corista en San Marco, Venecia, bajo la dirección de Claudio Monteverdi, el 25 de septiembre de 1621 y  después estudió para sacerdote en el Seminario Patriarcal. Desde septiembre de 1635 hasta marzo de 1637 fue maestro di cappella de la Catedral de Udine; su reputación ya era tan alta que se le otorgó un sueldo que duplicaba al de su predecesor, Orindio Bartolini.

Ospedale degli Incurabili, Venecia

En agosto de 1639 fue nombrado maestro d´organo e musica alle figliole en el Ospedale dei Mendicanti; hacia 1642 había empezado también a enseñar en los Incurabili, al parecer sin  permiso de las autoridades de los Mendicanti, que nombraron una comisión para observar sus movimientos y despedirlo si era necesario. Su enseñanza fue de ahí en adelante limitada a los Incurabili, donde sus alumnos incluyeron a Francesco Lucio, una de cuyas músicas de salmo incluyó en su colección de 1646. En 1642 fue nombrado capellán de Gian Francesco Morosini, que se convirtió en Patriarca de Venecia en 1644 y procurador de San Marco en 1645, y cuya influencia llevó a la designación de Rigatti como sottocanonico de San Marco en  julio de 1647. 

La alta estima en que se le tuvo en Udine mientras todavía estaba en sus jóvenes veinte años es completamente consistente con su modo de ser, junto con hombres como Giovanni Rovetta y Gasparo Casati, uno de los excelentes compositores italianos de música de iglesia que trabajaron en los años 1630 y 1640. Nueve de sus once colecciones supervivientes son de música de iglesia: dos libros de motetes solos, tres de motetes concertato en pequeña escala (uno incluye una misa breve) y nada menos que cuatro de música de salmos (tres incluyen una misa cada uno). La mayoría de esta música incluye partes para instrumentos obbligato, normalmente violines, y mucha de ella es adaptable, o a un íntimo medio tipo cámara con voces solistas y quizás violines, o para más grandes ocasiones por el agregado de un coro ripieno y a veces instrumentos extra.

La "Messa e salmi" de 1640, dedicada al Emperador Fernando III, es la colección más impresionante. Mantiene un nivel consistentemente alto de invención y rivaliza con "Selva morale" de Monteverdi del mismo año en su amplio rango de contenido: una misa y varios salmos en forma de gran concertato, salmos para combinaciones más pequeñas de voces e instrumentos, y otros marcados ‘da cappella ' (denotando no el stile antico  sino la ausencia de solistas y la duplicación instrumental de las voces). No importa cuan grande fuera una textura para la que estuviera escribiendo, Rigatti como monodista siempre era capaz de dar gracia a su música con melodías deleitables, memorables, vocales o instrumentales (sus ritornellos de violín son a menudo muy atractivos). Este talento puede verse de mejor manera en la composición del "Nisi Dominus" (para dos sopranos y bajo, dos violines y continuo) en el volumen de 1640.

Los madrigales de 1636, muchos de los cuales probablemente datan del final de su adolescencia, son de estilo Monteverdiano e incluyen dúos deliciosos, una canzonetta y una pieza que usa el bajo de romanesca. Ellos demuestran su don melódico y talento para la expresiva musicalización de las palabras, sobre todo en el trío "Ecco che pur baciate", y muestra claramente por qué incluso en sus tempranos veinte años era conocido en Udine como uno de los mejores músicos del Veneto.

"Ave Regina caelorum"