Porta, Ercole

Organista y compositor

Italiano Barroco

Bolonia, 10 de septiembre de 1585 - †Carpi, 30 de abril de 1630

No hay información sobre sus estudios musicales.

Catedral de Carpi

En 1609 era organista en la iglesia colegiada de San Giovanni, Persiceto, cerca de Bolonia, y dirigió la música allí desde 1612 hasta 1620. Fue maestro di cappella de la Catedral de Carpi desde enero de 1622 hasta 1625 y de nuevo desde más o menos 1628; en el ínter tanto fue organista en el pueblo cercano de Rubiera.

Aparte de "Hore di recreatione", que es tentativo en su adopción del nuevo estilo monodico, la producción de Porta consiste en música sacra en el estilo concertato moderno para unas pocas voces y continuo, popular en las provincias italianas del norte donde los recursos eran limitados,.  Así mucha de la música en sus colecciones de 1609 y 1613 es para menos de cuatro voces. El libro de 1613 también contiene una sonata para corneta, violín y dos trombones en el mismo estilo. La presencia de instrumentos es un rasgo particular del "Sacro convito", que incluye una misa y dos motetes acompañados por una orquesta de iglesia de cinco partes de dos violines y tres trombones, una combinación que se hizo bastante común en la música ceremonial a gran escala.

Esta misa puede ser la primera en incluir tal orquesta en una pieza completa: probablemente fue pensada para una fiesta mayor. La música de Porta muestra una buena comprensión de la sonoridad, contexto textural y escritura vocal idiomática; se usan modulaciones distantes y progresiones llamativas para reforzar la música del texto.  Si bien esta misa pertenece a la larga línea de misas orquestales venecianas, Porta posiblemente aprendió las maneras de combinar voces e instrumentos de un compositor boloñés, Girolamo Giacobbi. El "Sacro convito" también contiene un motete, "Corda Deo dabimus", para soprano, contralto y tres trombones, el último proporcionando un acompañamiento ricamente sonoro: semejante combinación recuerda a Giovanni Gabrieli, aunque no fue especificado a menudo por sus sucesores. Porta también ofrece consejos interesantes al organista en esta publicación: debe usar su oído, puesto que no todas las disonancias son figuradas, y adoptan una textura dispersa cuando acompañan pocas voces, haciéndose más densas (sin agregar paradas) en los pasajes más llenos.

Motete "Corda Deo dabimus"