Peri, Jacopo

Organista, cantante y compositor

Italiano Barroco

Roma, 20 de agosto de 1561 - †Florencia, 12 de agosto de 1633

Nació en una familia florentina que se había distinguido en el servicio republicano y era apodado "Lo Zazzerino" (el melenudo) por su cabello rubio.

Siendo aún pequeño se trasladó con su familia a Florencia, donde comenzó a destacarse por sus condiciones musicales.

Jacopo Peri

Debe haber mostrado un considerable talento, pues a la edad de doce años, el 1 de septiembre de 1573, fue empleado como cantor de laudi en el monasterio de Santa Annunziata de Florencia. Su educación musical continuó en Florencia con Cristofano Malvezzi, maestro di capella del Duomo y de San Giovanni Battista, y fue a trabajar en varias iglesias de ahí, tanto como organista como cantante, particularmente en San Giovanni. Malvezzi lo introdujo además en los círculos de la corte por haber escrito Peri la música para el primer intermedio de la comedia “Le due Persilie” de Giovanni Fedini, representado en la corte el 16 de febrero de 1583.

En 1579 Peri fue nombrado principal organista de la iglesia de la Badia y en 1588 comenzó a trabajar en la Corte de los Médicis, primero como tenor, en 1591 como organista y sopranista bajo el gran duque Fernando I de Médicis y luego bajo Cosme II de Médicis como "director principal de música y de los músicos". Sus primeras obras fueron trabajos de música incidental para el teatro y madrigales.

En los años 1590, Peri se asoció con Jacopo Corsi, el más importante patrón de la música en Florencia. Ellos creían que el arte contemporáneo era inferior al de la Grecia clásica y al arte romano, y decidieron intentar recrear el antiguo teatro griego, tal como lo comprendían. Su obra se sumó a la de la Camerata Florentina de la década previa, que había producido los primeros experimentos en monodia, el estilo de la canción solista con acompañamiento de un bajo continuo que eventualmente se desarrolló en el recitativo y el aria. Peri y Corsi solicitaron al poeta Ottavio Rinuccini escribir un texto, y el resultado, “Dafne”, que para nosotros hoy está lejos de lo que los griegos hicieron, es considerada como la primera obra de un nuevo género, la ópera. Esta ópera fue estrenada en 1597 en el Palazzo Corsi de Florencia. La música de esta obra se ha perdido.

Los resultados movieron a Rinuccini y Peri a trabajar en una nueva ópera: “Euridice”. Fue estrenada el 6 de octubre de 1600 y, a diferencia de “Dafne”, ha sobrevivido hasta el presente (si bien es difícilmente escenificable y sólo como curiosidad histórica). La obra hace uso de recitativos, un nuevo desarrollo que vino entre las arias y los coros y sirvió para mover la acción dramática.

En 1601, Peri partió de Florencia para establecerse en Ferrara, probando mejor fortuna en otros proyectos. En 1608 escribió los recitativos para la producción en Mantua de “Arianna”, con texto de Rinuccini y arias de Claudio Monteverdi. Produjo varias óperas más – “Tetide de Cini” y “Adone de Cicognini” -, que nunca se representaron. También escribió otras obras para varios entretenimientos cortesanos. Ninguna de sus obras son interpretadas hoy día, y si bien en el tiempo de su muerte su estilo operático fue considerado pasado de moda, cuando se le compara con los jóvenes compositores reformistas de entonces, como Claudio Monteverdi, la influencia de Peri en aquellos compositores posteriores es, sin embargo, inmensa. Vivió en el período de transición entre los estilos del Renacimiento y el Barroco, y es frecuentemente llamado el inventor de la ópera.

Durante su larga vida Jacopo Peri fue hombre de negocios y terrateniente, además de músico. De hecho, parece haber objetado los más mundanos aspectos del servicio de la corte. Esto ayuda a comprender su comprometida actitud con la composición y la representación, y arroja nuevas luces sobre sus intentos de ennoblecer la música de su tiempo.

Madrigal "Se tu parti da me, Fillide amata"