Pergolesi, Giovanni Battista

Violinista, organista, compositor y maestro di cappella

Italiano Barroco tardío

Iesi, Marche, 4 de enero de 1710 - †Pozzuoli, 16 de marzo de 1736

Su verdadero apellido era en realidad Draghi, pero la familia había sido llamada I Pergolesi por ser originarios de Pergola, convirtiéndose con el tiempo el apodo en apellido. Hijo de un inspector cuyos contactos aristocráticos fueron de gran ayuda en su posterior carrera musical.

Giovanni Battista Pergolesi

Heredó una constitución débil, con una pierna deformada, y aquejado de tuberculosis, causa de su temprana muerte. Educado en un principio en su ciudad natal por músicos locales, estudió violín con Mondini y composición con Francesco Santi; alrededor de 1722 fue enviado al Conservatorio dei Poveri di Gesù Cristo en Nápoles, donde contó entre sus maestros a Gaetano Greco, Leonardo Vinci y Francesco Durante.
Mientras estuvo en París, en 1725, comenzó la llamada "Guerra de los bufones" entre verdaderos pilares de la ópera seria francesa como Jean-Baptiste Lully y Jean-Philippe Rameau y partidarios de la nueva ópera cómica italiana. Pergolesi fue considerado como modelo del estilo italiano durante esta controversia, que dividió a la comunidad musical de París durante dos años.

Hombre de gran talento, como retribución a sus servicios como cantante, y posteriormente como violinista, no pagaba los honorarios correspondientes a la institución, donde se montó su drama sacro "La Conversión de San Guglielmo" (1731) obra con la calidad suficiente como para ser revivida después de su muerte.

Caricatura de Pergolesi, por Pier Leone Ghezzi

Desde 1732 hasta 1734 fue Maestro di cappella del Príncipe Ferdinando Colonna Stigliano de Nápoles, y después de algunos disturbios políticos pasó a servir al Duque de Maddaloni, además de convertirse en maestro suplente de la ciudad de Nápoles, desde 1734. Hacia finales de 1735 su salud comenzó a deteriorarse rápidamente y pasó su enfermedad en un monasterio franciscano situado en las cercanías de Pozzuoli, donde murió el 16 de marzo de 1736, recién cumplidos los 26 años de edad.

Ningún otro compositor ha gozado de una posición tan permanentemente prestigiosa en un período tan breve; si bien numerosas obras le fueron atribuidas póstumamente, su veracidad es incierta. Tan sólo pueden considerarse como auténticas una ópera sacra, cuatro óperas serias, dos intermezzi, dos comedias, seis cantatas de cámara, dos misas y otras obras sacras, entre las que se encuentra el famoso "Stabat Mater", para soprano, contralto y orquesta, que fue elegida como reemplazo de la escrita por Alessandro Scarlatti para las representaciones de Viernes Santo en Nápoles. La obra ha permanecido popular, convirtiéndose en la más editada e impresa del siglo XVIII, y arreglada o adaptada por un gran número de otros compositores, incluyendo a Johann Sebastian Bach, que la usó como base de su Salmo "Tilge, Höchster, meine Sünden", BWV 1083. Compuso además una pequeña cantidad de música instrumental de calidad inferior (conciertos, sonatas, sinfonías).

Mientras que "L'Olimpiade" (Roma, 1735), basada en un libreto de Metastasio, demostró una enorme flexibilidad formal y una sencillez melódica altamente expresiva, al tiempo que fue su única ópera seria de éxito duradero, su creación en estilo buffo se caracteriza por su agudeza melódica, vivacidad rítmica, así como un gran poder dramático y de caracterización, que le aseguraron una eterna fama internacional.

Pergolesi fue uno de los más importantes compositores de la "opera bufa" temprana (ópera cómica). Su ópera seria "Il prigioner superbo" incluye un segundo acto cómico, Intermezzo, “La Serva Padrona” , (La criada patrona, 1733) que se ha convertido en una pieza muy popular por derecho propio. "La Serva Padrona" ejerció una influencia notable, siendo aún el centro de la apasionada controversia parisina sobre la ópera que se despertó en 1752.

Entre otras obras operísticas se encuentran "Lo frate innamorato" (comedia, 1732), considerada su ópera más importante, que es una rica sátira napoleónica que se convirtió en un "hit" durante más de veinte años, "Adriano in Siria" (1734) e "Il Flaminio" (1735). Todas estrenadas en Nápoles.

"Stizzoso, mio stizzoso" del intermezzo "La serva padrona" - Soprano: Anna Moffo