Navas y Sagastiberri, Juan Francisco Gómez de

Arpista y compositor

Español Barroco

Calatayud, 23 de octubre de 1647- †Madrid, 1719

Capilla Real, Madrid

Pertenecía a la familia de músicos españoles del siglo XVII Gómez de Navas. No siempre se citaron sus dos nombres de pila ni los apellidos completos, lo que ha dado lugar a confundirlo con su padre, con su tío y con su abuelo. Su padre, Juan Gómez de Navas, fue desde 1654 un cantante (y en 1684 maestro de capilla temporal) en la capilla real española; su hermano Ignacio de Navas, también era un músico en el servicio real. Juan Francisco comenzó su servicio en la Real Capilla de Cámara el 17 de mayo de 1669 en sustitución de su maestro Juan Hidalgo, como arpista, y ocupó la plaza titular desde 1688 hasta su muerte. El 23 de octubre de 1686 firmaría como maestro de la Real Capilla el informe del examen realizado por cuatro niños cantorcicos de su colegio. En Madrid, el 6 de junio de 1701, «Juan de Nabas» aparece de nuevo en la documentación de la Real Capilla. De acuerdo con documentos de archivo, Navas fue seleccionado por el propio Hidalgo. Fue una elección natural puesto que a sus habilidades como arpista e intérprete de continuo se añadía su talento como compositor.

Durante el período de 1669 a 1701, resulta muy difícil discernir en el texto de los documentos cuándo se trata de Juan Gómez de Navas el padre en su edad de madurez y cuándo de su hijo Juan Francisco Gómez de Navas en su edad juvenil. Se parte, por tanto, de la premisa de la dificultad en la atribución de obras, en la que parece factible en términos generales que la producción de Juan padre se encaminara más hacia la música sacra, como motetes) y villancicos, y alguna pieza teatral, mientras que la producción del hijo, Juan Francisco, sería de carácter más profano, de ambiente teatral y con profusión instrumental. Juan Francisco Gómez de Navas figura como arpista en la plantilla de la corte de Felipe V desde 1702 hasta 1709 con el nombre de «Francisco Navas».

Como compositor de canciones para teatro, tonos y tonadas de la corte y villancicos, los contemporáneos de Navas decían que había conservado los preceptos del estilo musical y la musicalización de textos desarrollados por Hidalgo. De hecho, su música muestra rasgos un poco más modernos, con frases vocales más largas y más ornamentadas y la incorporación de líneas de obbligato instrumental líneas que interactúan con la línea vocal.
Alrededor de 1694, no más allá de diez años después de la muerte de Hidalgo, Navas había compuesto música para al menos nueve obras de teatro de la corte, describiéndose a sí mismo como el principal compositor de música teatral de la corte. En 1700 había compuesto para cuatro obras más de la corte, haciendo un total de 13. En los últimos años del siglo, con la entrada en la corte de Durón y el éxito cosechado por sus obras teatrales, se vio relegado en su puesto de principal compositor teatral.Sus canciones y escenas musicales para cinco comedias y zarzuelas sobreviven como una importante contribución al repertorio existente.

Con mucho, su más importante obra existente es la partitura para la zarzuela de tres actos "Destinos vencen finezas" (texto de Lorenzo de las Llamosas), realizada el 6 de noviembre de 1698, con cerca de 50 números musicales, incluyendo canciones solistas, tres secciones de recitativo, canciones de conjuntos, coros y valiosas partes instrumentales para violines, 'viola de amor', violas, oboes, fagot, clarines y bajo continuo. Dos ejemplares de la partitura impresa sobreviven. Esta fue la primera zarzuela que se imprimió como una partitura musical, publicada en una edición de lujo en 1699 por la Imprenta de Música de Madrid, bajo los auspicios de Miguel Martín (cantante de la capilla real), Pedro París (también de la capilla real ) y el compositor José de Torres.

Como compositor, escribió obras religiosas y profanas, y destacó en estas últimas, especialmente en la composición de tonadas, solos, dúos y pasacalles de sabor y colorido nacionales, e introdujo la guitarra como instrumento acompañante en estas formas. Su último trabajo conocido en el campo de la zarzuela es “Viento es la dicha de amor”, de 1700, respuesta en 1714 con texto de Antonio de Zamora: de ella se atribuye a Navas una canción, conservada en la Biblioteca Nacional de Madrid.

Tonada "Buscaba el amor"