Morin, Jean-Baptiste

Ordinaire de la musique y compositor

Francés Barroco

Orleans, Loiret, 2 de febrero de 1677 - †París, 27 de abril de 1745

Colegial Saint-Aignan, Orleans

El sexto de los nueve hijos de Michel Morin, tejedor, y Catherine Robie, nacido en la parroquia Saint-Euverte, fue bautizado como 'Jehan'. La familia de su padre era de Vihiers, en Maine-et-Loire actual. Fue niño corista en la iglesia Colegial de St Aignan en Orléans a partir de 1683 hasta 1685 aproximadamente, bajo las órdenes del profesor de música, sacerdote y canónigo Olivier Trembloit. Presumiblemente, los estudiantes eran un número de seis, todos niños (el número de asientos era fijo y variaba sólo muy rara vez). Los jóvenes eran entrenados para cantar la voz alta (soprano) en el coro de la iglesia. Ninguna mujer era admitida en la música de los capítulos eclesiásticos, en Francia como en otros lugares. Para asegurar las voces de hombres, Saint-Aignan (al igual que muchos otros coros de colegiales) propuso una docena de puestos de adultos, todos profesionales (en este número era necesario incluir el maestro y el organista: todos se habían formado antes como cantantes, siendo el canto llano la fuente de toda la liturgia musical). Al igual que en otras iglesias de Francia, la voz podía ser apoyado por un serpentón, un fagot y, en ocasiones especiales, por una o dos violas. El gran órgano dialogaba con el canto llano o tocaba solo, improvisando especialmente sobre los temas litúrgicos. A petición del capítulo canónico, el fabricante Pierre Bridard había construido, desde 1675 hasta 1683, un órgano grande y uno pequeño. Este último podía acompañar los motetes, más alejados de la liturgia.

Alrededor de 1698 se trasladó a París, donde asistió regularmente a los conciertos en St André-des-Arts y conoció al poeta Jean de Serré de Rieux, a quien se adhirió. La 'Paz de Savoya' recién firmada (1696-1697) fue el origen de un acercamiento político y artístico entre Francia e Italia. Es posible que el joven músico haya comenzado cantando en el coro (allí si profesional) de la iglesia Saint-André-des-Arts. El párroco, Nicolás Mathieu, estaba dando conciertos en los que se escuchaba una gran cantidad de música italiana o en estilo italiano, nuevos en París. Se escucharon allí motetes compuestos por Morin. Alrededor del año 1700, poco después de que produjo sus primeros motetes, creó (o ayudó a crear) una nueva forma, primero diseñada a imitación de Italia y esencialmente secular: la cantata francesa. Entonces Nicolas Bernier quedó atrás: en 1732, Evrard Titón du Tillet escribió en el Parnasse François, que Morin compuso dos o tres cantatas con él. La idea que dio lugar al nacimiento de esta nueva forma se había desarrollado en el Café Laurent, donde se reunían hombres de letras, artistas y estudiosos de la generación más joven. Se deben los primeros libretos de cantatas al poeta Jean-Baptiste Rousseau, 'l'inmortel Rousseau', como lo llamaban sus contemporáneos. La moda luego se extendió muy rápidamente.

Se convirtió en 'ordinaire de la musique' al servicio del duque de Orléans (el futuro regente) alrededor de 1701, y participó en veladas musicales en Sceaux. Jean de Serré de Rieux, consejero del Parlamento de París, era poeta y gran amante, especialmente de la música italiana. El joven de Orléans se adjuntó al parlamentario y vivió con él y su familia (desde 1708 y probablemente antes, en 1701, hasta 1713) en el Hôtel de Seré en 33 rue des Francs-Bourgeois en el barrio de Marais , en París. Seguirá al poeta en sus direcciones de París hasta que este se instale (entre 1721 y 1722) en su castillo en Rieux, cerca de la comuna de Tillé y de Beauvais. En octubre de 1707, ambos produjeron juntos "La Chasse du Cerf, Divertissement chanté", especie de ópera en un acto.

Probablemente compuso algunos 'petits motets' (publicados por Ballard en 1704) antes de componer las primeras cantatas francesas alrededor de 1700, dando forma musical a una forma poética imitada del italiano por el poeta Jean Baptiste Rousseau. "Euterpe" es la primera de las que produjo. Un manuscrito con el título "Cantates de Mancini" incluye cinco de Morin. Ballard publicó dos volúmenes de cantatas de Morin (1706, 1707), así como su "Segundo libro de motetes" (1709) y "La chasse du Cerf" (también 1709). Esta última obra, un divertimento con libreto de Serré de Rieux, fue dedicado a la princesa de Conti que lo había interpretado ante Luis XIV en Fontainebleau en la fiesta de San Luis, el 25 de agosto de 1708; más tarde se cantó en el Concert Spirituel (1728-1733) y fue repuesto allí después de la muerte de Morin.

Morin vivió con 'Mr. de Serré' y su familia desde una fecha probablemente anterior a 1708 hasta 1720. En 1712 obtuvo un privilegio de diez años, que utilizó sólo dos veces: para "Cantates" (1712) y para el epitalamio "L'Himen, et L'Amour" (1714). Alrededor de 1721 Serré se retiró a Rieux, cerca de Beauvais. Aún ordinaire del regente, Morin entró al servicio de la hija del regente, Louise-Adélaïde, abadesa de Chelles, en 1719 como maître de la Chapelle et de la chambre. Con el tiempo se convirtió en surintendant de la musique en este convento benedictino, que seguía disfrutando de una larga y prestigiosa historia (la demoiselle d'Honneur de la princesa fue la poetisa Marthe de Dangy). La abadesa se comprometió a restaurar el canto en el convento, y Morin organizó una 'Processional' (París, 1726), a partir de la música de otros compositores anteriores (Dumont; Nivers); su cantata "Esther" y un "Te Deum", también escritos para Chelles, se han perdido. Los duques de Orléans eran entonces muy poderosos. En 1720, Luis de Orleans, hermano mayor de la abadesa, se convirtió en 'Grand Maître de l’Ordre royal, militaire et hospitalier de Saint-Lazare de Jérusalem'. Así fue como el 21 de diciembre de 1722, Morin fue recibido 'Chevalier servant d'armes' de esta antigua orden de caballería, a partir de las Cruzadas, de la que los compositores Charles-Hubert Gervais y André Campra, también cercanos del regente, se convirtieron en miembros en 1724 y 1726. A Morin, a quien la abadesa escribía a menudo con familiaridad, se le concedió una pensión de 500 libras que ella había tomado de su peculio personal. El 26 de octubre de 1723, se le concedió por el rey Luis XV una patente de pensión de 1500 libras, sobre el arzobispado de Rouen. Morin percibió estas dos pensiones hasta su muerte en 1745. La abadesa tuvo otras atenciones, ofreciéndole su retrato de cuerpo entero, un medallón con su retrato, grabado por Jean Leblanc, y una tabaquera abisagrada de oro, adornada alrededor del retrato de Madame d'Orléans. En 1726, Morin hizo grabar, para esta abadía benedictina de la diócesis de París, un "Processional" en dos volúmenes, en los cuales se encuentran diferentes piezas de canto llano, comunes o compuestos por Henri Dumont, Guillaume-Gabriel Nivers, y otros. Una gran utilidad de esta obra es desarrollar indicaciones de interpretación muy específicas; otra gran originalidad es que Morin adorna ciertas piezas con un acompañamiento vocal en falso bordón o con bajo continuo. También se incluyen sus propias composiciones.

Después de dejar el servicio de la princesa, Morin vivió desde 1731 hasta 1743 en la casa de un caballerizo de París, Jean-Baptiste-Hubert de la Fontaine, que tenía estrechos vínculos con el convento de Chelles. Era el marido de Claude-Angélique Bertin de la Doué, hija del compositor y clavecinista Toussaint Bertin de la Doué. A pesar de que ya no tenía un patrón real, Morin continuó componiendo: fanfarrias de caza (publicados en "Les dons des Enfans de Latone... Poëmes dédiés au Roy", 1734), airs, cantatas (perdidas) y música fúnebre (también perdida). Al final de "Les Dons..." se encuentran seis "Nouvelles Fanfares de chasse", de Morin. El "Poème sur la musique" de 1714 figura en forma prominente. Se presenta en una versión actualizada.

Como Serré de Rieux, admiraba las óperas italianas de Handel. También se interesó por el teatro y la poesía, la lectura de la literatura de los jesuitas y jansenistas con igual interés, así como el periódico Whig "El Espectador". Continuó produciendo (en 'Les Parodies nouvelles et les Vaudevilles inconnus', Paris, Ballard, 1735 y 1737' se encuentran cinco airs de Morin). Desde 1704 hasta 1713, Ballard ya había publicado otras cuatro airs de músicos de Orleans, en sus famosos "Recueils d'airs sérieux et à boire". Los dos últimos (los de 1712 y 1713) fueron grabados poco después en una colección de doce airs à boire de Morin, que fue seguida de un segundo Divertissement, "L'Himen et l'Amour, Epithalame (1714).

A principios del siglo XVIII, el compositor se hizo por primera vez famoso gracias a sus dos "Livres de petits Motets, pour une ou deux voix avec basse continue", a los cuales se agregan a veces otros instrumentos, como la flauta traversa o el violón (París, Ballard, 1704 y 1709). Morin también hizo imprimir tres libros de "Cantates françoises" (1706, 1707 y 1712), en los cuales (aún más que en los motetes) elementos de estilo francés se mezclan con el estilo italiano (manera de proceder que en esa época designaron bajo el nombre de 'gustos reunidos'). En 1706, Morin, para justificar su audacia de crear una nueva forma musical procedente del extranjero, anunció su 'diseño' en la unión de las dos lenguas, en el 'Avis' que precedió al "Livre Premier". Importantes elementos del estilo francés pronto reaparecieron ese mismo año en el segundo libro de motetes.

Sus quinto y sexto libros de Cantatas, publicados entre 1737 y 1742, se han perdido. El 23 de julio de 1743, se celebró en Chelles una pompa fúnebre en honor de L. A. de Orleans, muerto en París el 20 de febrero anterior. El oficio de tres partes sobre canto gregoriano fue compuesto por Morin, y se ha perdido. Después de esta muerte el compositor se estableció en la rue Simon Lefranc, de la parroquia de Saint-Merri, cerca de (o con) dos administradores de la abadía. Ellos estuvieron presentes en su entierro, el 28 de abril de 1745.

Un modernista e innovador formal, defensor de un estilo muy adornado y italianizado, Morin, sin embargo, trató de unir la gracia y vivacidad italianas con la dulzura francesa; en el binario de airs franceses o arias da capo de sus cantatas, el encanto es tan importante como la expresión y el figuralismo nunca se pasa por alto. Sus 'petits motets' están concebidos de manera similar: los airs, con menos frecuencia da capo, y algunos de los recitativos introducen los mismos expresivos saltos y melismas melódicos. Cultivó formas pequeñas. Los conjuntos para "La chasse du Cerf", una especie de cantata extensa y el epítome de su estilo, se redujeron en la publicación a un trío: corno de caza, oboes (o violines ad libitum) y bajo continuo. Sin embargo, los airs, coros, fanfarrias y airs à boire coinciden con su contenido con veracidad convincente. Simplificó su estilo en la "Processional" y utilizó falso bordón, esa forma deslumbrante que nunca deja de asombrar al auditor. Considerado como el creador de la cantata francesa.

Escena 1 "Le réveil" del divertissement "La Chasse du Cerf"