Moratelli, Sebastiano

Asesor espiritual, instrumentista y compositor

Italiano Barroco

Vicenza, 1640 - †Heidelberg, Alemania, septiembre de 1706

Nacido en Vicenza, llegó muy joven a Viena, donde se ligó a la capilla de la emperatriz viuda Eleonora Gonzaga, tercera esposa de Fernando III, siendo profesor de música de su hija Anna María Josefa.

Sebastiano Moratelli

Cuando ésta contrajo matrimonio con el futuro conde palatino Johann Wilhelm, marchó con ella a Dusseldorf hacia 1680, donde permanecería prácticamente hasta el fin de sus días. Correspondencia entre el elector y el Emperador Leopoldo I revela que Moratelli estaba proporcionando a la corte con música dramática para el Carnaval hacia 1681. En noviembre de 1685 acompañó al elector y a su esposa a Viena, y viajó allí de nuevo en 1689. Fue nombrado Kapellmeister no más allá de 1687.

En noviembre de 1685 es descrito como capellán de la corte y en 1688 como capellán honorario de la electora; fue nombrado consejero espiritual del elector antes de 1695. Debido a su mala salud fue ayudado cada vez más desde 1696 por su joven colega y  eventual sucesor, J. H. von Wilderer. En octubre de 1705 el elector lo envió a Heidelberg para recuperar su salud, pero murió allí.

Documentos existentes indican que como músico Moratelli era muy estimado por sus contemporáneos. Rapparini declara que compuso varias óperas y serenatas y lo alabó sobre todo por la naturalidad y el poder expresivo de sus recitativos. Todo su trabajo de composición que incluye varias óperas y serenatas, hasta hace poco estaba perdido. Afortunadamente, no hace mucho se encontró en la biblioteca nobiliaria de los condes Toerring-Jettenbach de la antigua capital palatina la partitura de una serenata, “La Faretra smarrita” (El carcaj perdido), fechada en torno a 1690, en la que Mercurio y Amor buscan la simbólica aljaba del caprichoso dios-niño, perdida no se sabe dónde. La serenata fue escrita, evidentemente, para festejar algún acontecimiento familiar de la condesa Anna María. Pese a no ser una obra extensa, permite apreciar que Moratelli no era un compositor mediocre, y que se alababan con razón la expresividad de sus recitativos, la belleza de muchas de sus arias, su variada instrumentación (en este caso, con reiteradas llamadas a flautas dulces, oboes y trombón, que enriquecen la base de cuerda) y la brillantez de sus ritornelos.

En base a los libretos existentes, todos de Rapparini, las óperas siguientes pueden atribuirse ciertamente a él: "Erminia ne' boschi" (diciembre, 1687), "Erminia al campo" (Carnaval, 1688), "Didone" (1688), "I giochi olimpici", ovvero "Che fingendo si prova un vero affetto" (1694) e "Il fabbro pittore", basada en la vida del pintor Quentin Matsys, de los Países Bajos, que se habría representado en la galería de arte del Elector en 1695. También puede haber escrito la ópera festiva "La gemma Ceraunia" (N. Minato) representada en Heidelberg en 1687.

""