Montesardo, Girolamo (Montesarduus, Hieronymus)

Sacerdote, cantante y compositor

Italiano Barroco temprano

Montesardo, cerca de Alessano, Lecce, ? - †?, después de 1620

Era miembro del clero. A pesar de que su apellido era realmente Melcarne, fue llamado Montesardo debido a su lugar natal, un pequeño pueblo en la Provincia de Lecce.

Basílica de San Petronio, Bolonia

En 1606 su primera obra sobreviviente (aunque claramente lejos de su primera) fue publicada en Florencia, y el 11 de abril de 1607 fue contratado como cantante en San Petronio, Bolonia, donde permaneció hasta septiembre con un salario mensual de seis liras. Desde el 16 de enero hasta el 16 de noviembre de 1608 ocupó el cargo de maestro di cappella en Fano, y en 1609 ocupó el mismo puesto en la catedral de San Ciricaco en Ancona. Alrededor de 1611 vivía en Nápoles, y es probable, aunque no seguro, que fuera maestro en Lecce en 1619. Es recordado principalmente por haber ideado (de acuerdo a su afirmación) una simple notación alfabética de acordes para su uso en el rasgueado de la guitarra de cinco cuerdas, probablemente basada en un sistema similar ya en uso en España. Esta notación fue muy popular en Italia durante gran parte del siglo XVII y fue utilizada para acompañamientos de canciones así como para tocar solo.

La "Nuova inventione", en la que se presenta el sistema de Montesardo, aportó la tablatura para algunas de las más populares canciones y patrones armónicos de la época, incluyendo el Ruggiero, la bergamasca, la folía y el Ballo del gran duca, siendo además la primera publicación italiana en incluir la Chacona y la passacaglia; estos últimos se equiparan en significado con los ritornellos. Aunque Montesardo parece haber compuesto principalmente música polifónica de iglesia y madrigales, ocupa una posición curiosa en la historia temprana de la monodia. Su "L'allegre notti di Fiorenza", dedicada a Pier Francesco Bardi, se organizó en 'veladas' musicales que se supone tenían lugar en diferentes plazas de Florencia. Incluye, además de los propios experimentos de Montesardo en el nuevo estilo (más piezas para dos a cuatro voces y bajo continuo), canciones solistas de Jacopo Peri y Giulio Caccini y madrigales a cuatro voces de otros compositores activos en la ciudad. "I lieti giorni di Napoli", también muestra fuertes conexiones florentinas en su prólogo, que es similar en poesía y música a los de las primeras óperas, y en su musicalización de poemas de Chiabrera; de hecho, puede ser visto como el primer intento de introducir el nuevo estilo monódico en Nápoles.

La publicación también contiene, entre una gran variedad de piezas, una canción de eco y tres cánones puzzle. Un Gervasio Melcarne, dos de cuyos madrigales aparecen en el octavo libro de madrigales para cinco voces de Pomponio Nenna (1618), puede ser esta misma persona.

"Pavaniglia"