Leonarda, Isabella

Compositora

Italiana Barroco

Novara, 6 de septiembre de 1620 - †Novara, 25 de febrero de 1704

Llamada la 'Musa Novarese', nació en una ilustre familia de la ciudad.

Isabella Leonarda

Su padre, de apellido Calegari, era miembro de la nobleza menor y doctor en Leyes. Dos de sus hermanos eran cánones de la catedral de Novara, y por lo menos dos hermanas también eran miembros del Collegio Sant'Orsola, un convento de Ursulinas en Novara.   

A la edad de dieciséis años Isabella se convierte en monja en el Collegio Sant'Orsola, donde toda su vida  desarrolló su trabajo como compositora dedicándole todo su tiempo libre. Isabella Leonarda fue el nombre escogido por o quizás para ella cuando se hizo monja Ursulina.

El status personalis de la hermana Isabella nos dice que era consideraba una religiosa ejemplar, sin vanidad, y gozando de perfecta salud. Al igual que sus hermanas de claustro, ella sabía escribir y contar, pero fue una excelente música, tanto en el ejercicio del canto gregoriano, como en la polifonía.
Tenía a su disposición un coro que le facilitó la labor de composición y con el que podía contar para la ejecución de sus obras durante las ceremonias religiosas.

Más de la mitad de su veintena de obras dedicadas a la Madre de Dios, por quien tenía una profunda devoción y que era llamada a menudo, según la costumbre de la época, "Emperatriz de los Cielos". La experiencia religiosa de Isabella Leonarda difiere de la de otros compositores, ya que expresa un diseño típico de su tiempo según el cual el primer principio de la música es Dios.

En su música, Isabella combina sensus y ratio, el audibile y el non audibile. De hecho, como sus contemporáneos, ella consideraba la música como una imitación de la música del universo, con la participación de toda su vida como mujer, monja y compositor.

En la música de la hermana Isabella, la variedad nace de muchos factores: en primer lugar, los propios votos, la alternancia entre voz e instrumentos, o entre las voces y el órgano, entre el coro y los solistas, y luego entre diferentes tiempos, entre los versos y los estribillos y los diversos elementos intercalados.
Y, de hecho de estas oposiciones, de la sucesión de eventos  sonoros, ya sea organizados o no, que nació la armonía en el sentido que le asignó la retórica barroca.

Accedió al puesto de madre en 1676, madre superiora en 1686, en 1693 era madre vicaria y consigliera en 1700. Después de una vida larga y fructífera, que la vio escalar todos los peldaños de su instituto religioso, Isabella Leonarda murió en Novara.

La publicación de sus primeros trabajos está incluida en la colección de 1620 de Gasparo Casati, que era entonces el maestro de capilla de la Catedral de Novara y probablemente su profesor. Su género predominante fue el de motetes solos que estaban bien conformados por su estilo sucinto y tierno. Publicó más de doscientos trabajos en sus propias veinte colecciones. Es probable que Isabella escribiera muchos de sus propios textos que fueron ilustrados por la música con frases expresivas y armonías sustantivas. Además de motetes también compuso misas, escenas de salmo y sonatas que usan violines ocasionalmente en las misas y motetes para apoyar las voces. Sus trabajos hacen uso de un vocabulario armónico rico y extenso, y usa coloratura de vez en cuando en secciones estáticas de alleluia.

Compuso 2 motetes dedicados a las monjas. Ella adhirió a las restricciones de su época, escribiendo solo las secciones de Kirie, Credo y Gloria de la misa. A pesar de ciertas restricciones draconianas, Leonarda desarrolló su estilo musical estructurando sus trabajos con el uso de repeticiones variadas, así como con armado estrófico de los textos. Algo de su obra está incluido en “Rosa Mistica”, que se ve bajo compilaciones vocales de las monjas y también en el Barroco para la misa.

Es una figura notable en la historia de la música occidental. Es de hecho raro encontrar una mujer italiana  del siglo XVII como Leonarda reuniendo textos y música instrumental en el nuevo estilo Barroco italiano.

Los motetes latinos sacros forman la columna vertebral del trabajo de Leonarda, pero muchos de los otros modelos usuales -salmos, misas, magnificats- también aparecen en su catálogo. Algunos de estos trabajos contienen partes instrumentales apoyando  las líneas vocales y en algunos momentos lanzándose por su propia cuenta. Y hay trabajos estrictamente instrumentales también: 11 sonatas da chiesa para dos violines (o otros instrumentos agudos) y continuo y una sola sonata para violín y continuo, publicadas juntas en 1693 como Op. 16.

1er y 2º movimientos de la "Sonata Duodécima en Re menor"