Klingenberg, Friedrich Gottlieb

Organista, compositor y profesor

Alemán Barroco

Berlín, 1660? - †Stettin?, 1720

Muy poca información existe sobre la vida y obra de este compositor.

Estudió con Buxtehude alrededor de 1689, tomando después el puesto de organista de San Nicolas, en Berlín.

En 1699, cuando Schnitger estaba construyendo el nuevo órgano para la iglesia de San Jacobi, Stettin, el viejo organista murió,  el puesto de organista quedó vacante, y Klingenberg lo recibió.

Iglesia San Nicolás, Berlín

Tal vez él, como Schnitger, había sido recomendado por Buxtehude; un director de la iglesia, Johann Köhler,  era un antiguo amigo de Buxtehude desde Lübeck –Buxtehude se dirigía a él como “mon tres honore amy a Stettin”- y era él quien originalmente le había escrito a Buxtehude para que le recomendara un fabricante de órganos. Klingenberg se tomó dos semanas completas para probar el órgano y luego se quejó de que Johann Balthasar Held, el asistente de Schnitger, no lo estaba manteniendo adecuadamente. No se llevó bien con el cantor, tampoco, y probablemente tenía una personalidad difícil. Como compositor es conocido solamente por sus obras vocales.
Su obra más conocida es la pequeña cantata fúnebre “Es ist genug”, cuya fecha de creación se desconoce, pero su única fuente superviviente, de mano de su alumno Gottfried Lindeman, fue escrita el 10 de enero de 1717. Está compuesta para soprano con líneas cortas para alto, tenor y bajo, todo acompañado por 2 violines, 2 violas (da gamba?), violón y órgano.
Como profesor, Klingenberg traspasó el legado de Buxtehude a sus alumnos. Debe haber tenido una colección de las obras para órgano de Buxtehude que sirvieron como modelos para las copias que Gottfried Lindeman hizo en Stettin en 1713 y 1714, probablemente mientras estudiaba con Klingenberg. Lindeman más tarde fue a Suecia, y sus copias de las obras para órgano de Buxtehude están actualmente en la biblioteca de la universidad de Luna, donde también se conserva la copia de “Es ist genug”. Probablemente el alumno más ilustre de Klingenberg fue el escritor Martin Heinrich Fuhrmann, que estudió con él en Berlín.

Cantata "Es ist genug"