Guédon de Presles, Honoré-Claude

Cantante y compositor

Francés Barroco

?, 2ª mitad del siglo XVII - †París?, h. 1730

Muy poca información existe sobre su vida, su origen y sus estudios.

Palacio de Versalles

En algún momento vivió en Versalles en la Avenida de Saint Cloud, y probablemente murió en París poco después de 1729. Una comisión real en 1723 le concedió un privilegio de diez años para publicar sus obras con Ballard, empezando con "Pièces tant vocales qu´instrumentales". El documento lo describe como Ordinaire de la musique de chambre et de la chapelle. Guédon de Presles parece haber sido cantante así como compositor; un informe de Dufrény dice que el 9 de noviembre de 1722, mientras los mejores elementos de la Académie Royale estaban en Fontainebleau, los actores que permanecían en París dieron una función de "Persée" de Lully en el Palais Royal, a la que asistió el rey, con Signor Guédon en el papel de Mercurio. Aunque no era un miembro permanente del elenco, debe haber estado acostumbrado  a reemplazar a los cantantes regulares en su ausencia.

Las primeras composiciones  publicadas de Guédon datan de 1715, cuando varias ‘airs sérieux’ y ‘airs à boire’ aparecieron en una colección. En 1724 Ballard publicó un volumen de cantatas de Guédon como parte de un encargo que incluía sonatas, motetes y canciones (que había aparecido en 1720-21). Las "Cantates françaises" de Guédon (publicadas en varios volúmenes de los que el primero contenía sus composiciones más importantes, "Céfale", "L'Amour devoilé", "Calipso" y "Plainte"), siguen en gran medida las convenciones aceptadas del periodo, tal como se encuentran en las cantatas de contemporáneos como Clérambault, Bernier y Morin.

En "Calipso", la cantata más impresionante de Guédon, hay dos cantantes, uno que desempeña el papel de narrador, el otro representando a los personajes. El narrador explica el amor de Ulises por una ninfa y hace un comentario sobre la llegada de ‘Gloire' que, muerta de celos, ha inventado un plan para raptar al héroe. Entremezcladas con el comentario, en forma de recitativo, hay varias arias da capo. La mayoría de las cantatas tiene un acompañamiento de continuo, al que generalmente se agregan dos violines en los ritornellos. Las secciones instrumentales no se limitan al acompañamiento de las arias, sino que actúan como interludios entre ellas, y en el caso de "Calipso" hay incluso una obertura.
No hay nada de original en sus armonías, pero las cantatas de Guédon poseen un sentido de drama, y bella caracterización.

""