Ghizzolo, Giovanni

Fraile franciscano, maestro di cappella y compositor

Italiano Barroco

Brescia, segunda mitad del siglo XVI - †Novara, h. 1625

Se hizo fraile franciscano y vivió en Novara en 1609, pero se había trasladado a Milán alrededor de 1610. Desde 1613 a 1615 fue maestro di cappella del Príncipe Siro de Correggio. Estaba trabajando en la Catedral de Rávena en 1618. Fue nombrado maestro di cappella de San Antonio, Padua, el 6 de octubre de 1621, pero sólo llegó en agosto de 1622  y permaneció 12 meses antes de volver a Novara. 

Catedral de Novara

Ghizzolo escribió una buena cantidad de música de iglesia y también una cantidad regular de música secular. Esta incluye madrigales para conjunto y canzonetas, pero consiste principalmente en monodias: madrigales de un tipo declamatorio (uno o dos marcados ‘en estilo recitativo'), arias más armoniosas y variaciones estróficas; hay también unos pocos dúos y diálogos (algunos con partes para coro). Su primer libro de "Madrigali et arie" (1609) contiene una intrigante partitura del "Giuoco della cieca" que toma 123 versos de "Il pastor fido" de Guarini, pero en general sus canciones son menos exitosas y menos conectadas con las nuevas corrientes de la época que las de compositores que eran principalmente monodistas. 

Como compositor de iglesia Ghizzolo se encuentra también en el límite entre conservador y progresista. Sólo en sus motetes (publicados bajo el título 'concerti') adopta modernas texturas de concertato para dos o tres voces; la música de salmos y misas es toda para cuatro o cinco voces o coro doble. Los concerti de 1611 están descritos como ‘all’uso moderno', pero están en un estilo polifónico imitativo sin escritura florida. En su colección de 1613 Ghizzolo usa falsobordone anticuado puesto de una manera similar al doble canto anglicano, los dos coros que alternan de verso en verso con mezclas diferentes de canto.

Un ejemplo interesante de adaptabilidad se encuentra en la colección de 1619, que puede cantarse en cinco partes sólo usando un coro o en nueve agregando un segundo coro. Ghizzolo explica que este coro podría ser, si se deseaba, un grupo instrumental, que la parte del 'quintus' podría ser cantada por un tenor si no hay ninguna soprano segunda y que nadie debe sorprenderse de oír sucesivas quintas u octavas entre esta voz y la parte de órgano. Esto es típico del acercamiento libre y fácil en alguna música litúrgica de ese tiempo.

Madrigal "Odi filli che tuona"