Fiorè, Andrea Stefano

Compositor

Italiano Barroco

Milán, 1686 - †Turín, 6 de octubre de 1732

Es otro caso de niño prodigio, pero sabemos muy poco sobre su vida.

Catedral de Turín

Seguramente fue enseñado por su padre, Angelo María Fiorè, que era un virtuoso del violonchelo, tocó en las cortes de Parma y  Turín y compuso música para violonchelo. En la dedicatoria de su "Sinfonie da chiesa" fechada el 20 de abril de 1699 explica que las piezas ‘son los últimos chillidos de mi infancia, y las primeras expresiones de mi pubertad, habiendo llegado a los 13 años'. El título-página de esta colección de 12 sonatas trío indica que era musico di camera del dedicatario, Vittorio Amedeo II, Duque de Saboya, miembro de la Accademia Filarmonica boloñesa (a la que se unió con su padre en 1697), y milanés por nacimiento.

Los libros de cuentas reales del archivo del Estado de Turín muestran que el duque envió a Andrea Stefano (equivocadamente llamado Giovanni Battista en un documento), con Giovanni Battista Somis, a estudiar en Roma. Se hicieron varios pagos para el viaje entre el 24 de junio de 1703 y el 20 de enero de 1707 aunque Somis había vuelto a Turin en 1706. Si "Engelberta", una ópera atribuida previamente a B. G. Marcello y realizada en Milan en 1704  es obra de Fiorè, como se acepta ahora, entonces puede haber vuelto de Roma ya en 1704. En 1706 escribió la que se considera su primera ópera, “Sidonio”, estrenada en Milán.

Una ópera compuesta para el Carnaval de 1707, "La casta Penelope" (si no también "L'Anfitrione", atribuida a Fiorè por Manferrari), fue bien recibida, y el Duque de Saboya nombró a Fiorè poco después de esto su maestro di cappella  (13 de junio de 1707). Hasta su muerte en 1732 estuvo a cargo de los 30 a 36 músicos de la corte de Turin y los cantantes de la catedral. 16 partituras de música sacra en el archivo del capítulo catedralicio testifican su dirección del coro de allí.

Mientras el Teatro Regio de Turin permaneció cerrado (1704–14), Fiorè quedó en  libertad para producir óperas en otra parte; tres en Viena (1708–10) y una en Reggio nell'Emilia (1713) implican viajes a esas ciudades. Para la reapertura de la casa de ópera de Turin en 1715 Fiorè compuso "Il trionfo d'Amore". Dos de sus últimas óperas para Turin, "Sesostri" (1717) e "I veri amici" (1728), fueron escritas con Giovanni Antonio Giai, su sucesor como maestro en la corte de Saboya.

En una carta a B. G. Marcello desde Turin, del 2 de febrero de 1726, Fiorè expresaba admiración por el contrapunto de Marcello; Marcello imprimió la carta en su colección de escenas de salmo (Venecia, 1726). Quantz, que visitó Turin en juino de 1726 y alabó a la orquesta de Fiorè y su director Somis, escribió que consideraba a Fiorè uno de los mejores compositores italianos de sonatas de iglesia. Hasta que más partiruras de sus óperas salgan a la luz, el juicio moderno de la música de Fiorè debe basarse principalmente en sus tríos publicados, un manojo de solas cantatas y su música coral superviviente.

"Sinfonia da chiesa a 3, Op 1, Nº 2"