De Grandis, Vincenzo, llamado ‘Il Romano’

Cantante, maestro di cappella y compositor

Italiano Barroco

Montalbòddo [ahora Ostra], Marche, 1577 - †Roma?, 18 de marzo de 1646

Probablemente ordenado sacerdote en 1599 o 1600, desde agosto hasta el 25 de noviembre de 1605 fue maestro di cappella de Santo Spirito in Sassia, Roma; en 1607 de la Santísima Trinità dei Pellegrini.

Se unió al coro de la capilla pontificia como contralto el 28 de octubre de 1605 por orden del papa Paulo V y en 1624 y 1625 sirvió como su maestro di cappella bajo el Papa Urbano VIII.

Capilla Sixtina

En el Colegio de cantores sixtinos, De Grandis disfrutaba un cierto crédito como compositor, pues en 1616, el colegio decidió que el contralto Ferdinando Grappuccioli debía aprender el contrapunto con uno de estos cuatro, a saber “il S.r Arcangelo Crivelli, il S.r Ruggiero Giovannelli, il S.r Theofilo Gargaro et il S.r Vincenzo de Grandis...". Además del habitual servicio como cantante sixtino, De Grandis tomó parte en funciones en varias iglesias romanas: cantó por ejemplo en San Luigi dei Francesi el 25 de agosto de 1614 y 1615, en tanto que llevó a cabo funciones de organista en San Martinello en 1616. Los apuntes de diarios de la capilla señalan también frecuentes ausencias del servicio para poder regresar a su tierra natal, donde pasó casi la totalidad de sus últimos años, después de su jubilación del servicio de la capilla el 28 de octubre de 1630.

Su producción conocida se limita a música sacra y consiste en salmos y antífonas Marianas, algunos para coro doble, y motetes concertato. Su "Salve regina" para ocho voces (1615) muestra a un compositor seguro usando una amplia gama de texturas.

Publicò dos colecciomes monograficas: “Sacrae cantiones binis,  ternis, quaternis et quinis vocibuscum organo concinendaeliber primus”, Roma, L. A. Soldi, 1621, dedicada a Giuliano Della Rovere,  y “Psalmi ad vesperas et motecta octonis vocibus quorum aliqua concertataCum litaniis BMV… Liber primus”, Roma, L. A. Soldi, 1624, dedicada a Francesco Barberini.
Algunos de los salmos y motetes de De Grandis de 1624 fueron atacados por Filippo Kesperle (un seudónimo, quizás de Romano Micheli) en 1625 por una cantidad de errores, que los hicieron ‘repulsivos para los principios legítimos de la música'; esto se vio como particularmente deplorable en un compositor que, como maestro de la capilla papal, debía haber estado sosteniendo las leyes del estricto contrapunto.

El motete de tiempo de Pascua "De ore prudentis" (1623) también muestra un buen sentido de variedad textural en su armonización para cuatro voces (SATB).

""