Corelli, Arcangelo

Violinista y compositor

Italiano Barroco

Fusignano, cerca de Faenza, 17 de febrero de 1653, - †Roma, 8 de enero de 1713

Nació en el seno de una familia de ricos terratenientes. Fue enviado a Bolonia en 1666 para ser educado por los famosos músicos de la Basílica de San Petronio. No se sabe quiénes fueron exactamente sus tutores, pero contando tan sólo 17 años fue admitido en la Accademia Filarmónica. Hacia 1675 se encontraba en Roma, en principio como vilinista independiente.

Arcangelo Corelli

Alrededor de 1679 se había establecido como músico de cámara y compositor de la Reina Cristina de Suecia. Aproximadamente en 1680 visitó Alemania, si bien posteriormente apenas viajó, salvo un esporádico viaje a Nápoles en 1702. Hacia 1684 el Cardenal Pamphili, quien organizó y promocionó sus conciertos, fue su principal mecenas, y en 1687 se convirtió en el director musical de Pamphili, intrepretando sonatas y conciertos a trío con el compositor y violoncelista Lulier, y el excelente violinista Matteo Fornari, antiguo discípulo suyo.

A partir de 1690 fue empleado por el Cardenal Ottoboni, y dirigió sus famosos conciertos. En 1706 (con Pasquini y Alessandro Scarlatti) fue elegido miembro de la Accademia Arcadia. Dirigió orquesta para Haendel (1707-8), pero se retiró con la intención de pasar sus últimos años revisando y actualizando sus conciertos.

Retrato de Arcangelo Corelli por Jan Frans van Douven

Si bien sus sonatas fueron publicadas a intervalos de cinco años, y sus conciertos únicamente después de su muerte, su fama internacional queda bien clara a través de documentos que se conservan. Los numerosos arreglos de que fue objeto su obra, llegando incluso a la descarada imitación, y las numerosas interpretaciones que de su música hacían músicos que previamente habían sido sus discípulos, como Geminiani, Somis, Gasparini y Anet, dan prueba de ello.

El mayor maestro de violín de su época, famoso fundador de nuevos elementos constituyentes de la interpretación orquestal, y compositor extremadamente perfeccionista, Corelli ejerció una influencia sin precedentes incluso en el siglo XVIII, a pesar de ser exclusivamente compositor de música instrumental, cuando el género por antonomasia era la ópera. Acercó los estilos chiesa y camera de la sonata, favoreciendo la creación de un número menor de movimientos de mayor extensión, caracterizado por su preciso dominio de la tonalidad, la secuencia y la modulación. Su mayor logro es, sin duda, la traducción de su lenguaje al lenguaje orquestal, consolidando el concerto grosso, en el que se alterna el tutti con el concertino. Manejaba ricas texturas contrapuntísticas con una línea melódica de gran expresividad e imaginación, explotando al máximo su virtuosismo al violín.

"Concerto grosso Nº 8 en Sol menor, Op 6" - "Concierto de Navidad"