Bruhns, Friedrich Nicolaus

Organista, violinista, intérprete de viola y compositor

Alemán Barroco

Schwabstedt, Advent, 1665 - †Husum, 29 de marzo de 1697

Su familia formó una pequeña dinastía musical en Schleswig-Holstein. Su abuelo, Paul Bruhns, un laudista profesional de la corte ducal en Gottorf y del concejo de la ciudad de Lübeck, se casó con la hija de Nicolaus Bleyer.

Marienkirche, Husum

Sus tres hijos escogieron carreras musicales diferentes. Friedrich Nicolaus, el mayor, dirigió música para la catedral y el concejo de la ciudad de Hamburgo; se publicaron dos arias suyas (Hamburgo, 1692 y 1693); "Satanas und sein Getümmel", anteriormente atribuida a Böhm, también es probablemente suya. El hijo menor, Peter, estudió instrumentos de cuerda con su padre y su padrastro, Nathanael Schnittelbach, y el hijo del medio, Paul, se hizo organista y puede haber estudiado con Tunder. Como era práctica en esa época, él afianzó una posición en Schwabstedt casándose con la hija de su predecesor. Tuvieron dos hijos, Nicolaus y Georg.

Según Gerber, Nicolaus Bruhns ‘a una edad temprana podía tocar el órgano y escribir bastante bien para teclado y voz'. Cuando tenía 16 años su padre lo envió a él y a su hermano a vivir en Lübeck con su tío Peter. Bruhns aprendió violín y violonchelo con él y  órgano y composición con Buxtehude, que lo consideraba como  su alumno favorito y quién lo mandó al mundo con las más altas recomendaciones. Durante unos años trabajó como compositor y violinista virtuoso en Copenhague, donde los músicos italianos, entre otros, ampliaban sus medios estilísticos. El 29 de marzo de 1689 compitió para el puesto de organista de la Stadtkirche, Husum. La decisión para nombrarlo fue unánime, ‘pues nunca antes la ciudad había oído su gusto en composición e interpretación en toda clase de instrumentos'. Sólo un mes o dos pasaron antes de que las autoridades cívicas de Kiel intentaran conquistarlo para llenar la vacante causada por la partida para Copenhague de su organista, Claus Dengel. Haciendo una excepción en su único caso, las autoridades de Husum protegieron sus intereses  subiéndole el sueldo. Como resultado permaneció en este pueblo agradable y próspero disfrutando del apoyo y aprobación del clero y de los músicos hasta su muerte intempestiva. En vista de que su único hijo, Johan Paul, había escogido teología como su profesión, fue sucedido por su hermano, Georg.

Desgraciadamente nada de la música de cámara de Bruhns ha sobrevivido, sobre todo sus composiciones para violín y viola. La cantata solista "Mein Herz ist bereit" se inicia con una brillante sonatina polifónica que despliega la técnica de dobles y múltiples detenciones de la escuela alemana del norte de los virtuosos del violín. Un pasaje muy conocido en Mattheson puede referirse a tales obras de esta manera: ‘A veces subía su violín al piso del órgano y tocaba con tal habilidad que parecían dos, tres o más instrumentos al mismo tiempo'. Así tocaba las partes altas en el violín mientras sus pies tocaban un bajo apropiado en los pedales'. Sus composiciones existentes son para la iglesia y suman cinco  obras para órgano y 12 obras vocales, un número nada insignificante si consideramos su temprana muerte (murió de tan sólo 32 años). Kölsch considera que otras dos cantatas que Eitner le atribuyó son obras de su tío Friedrich  Nicolaus; "Sanctus est Dominus Deus Sabaoth", no mencionada por Eitner, pueden ser una tercera.

Los cuatro praeludia de Bruhns son modelados al estilo de los de Buxtehude. Dos de ellos, el  en Sol Mayor y el más largo de los dos en Mi menor, son en forma de cinco secciones: toccata brillante como preludio, fuga en 4/4, sección media, fuga en 3/4 (3/2) o 4/4 (12/8) y toccata final. Bruhns también empleó los elementos de la técnica  fugal de su maestro, en particular temas de nota  repetida y  temas contrarios, y transformación temática en las obras en Sol Mayor y las más cortas en Mi menor. La última también hace extenso uso del dispositivo de eco, a la manera de las fantasías de Sweelinck.

Es en las 12 obras vocales donde, a pesar de su marcada desigualdad, se establece firmemente la importancia de Bruhns en el periodo medio-barroco. Trajo la cantata sola italiana a nuevas alturas de virtuosismo en Alemania con sus cuatro conciertos sacros a pequeña escala. Tres de estos, "De profundis", "Mein Herz ist bereit" y, quizás el más débil, "Der Her hat seinen Stuhl", puede haber sido escritos entre 1689 y 1691 para el  famoso bajo Georg Ferber, que había sido Kantor en Husum durante 14 años antes de trasladarse cerca de Schleswig dos años antes de la llegada de Bruhns. Las tres cantatas madrigales sacras, "Hemmt eure Trähnenfluht", "Muss nicht der Mensch" y "O werter heilger Geist", proporcionan un nexo directo con el siglo XVIII y la obra de J.S. Bach.  La escritura instrumental en las obras vocales sugiere que Bruhns, como Lübeck, pudiera utilizar a músicos de mediana competencia. .
Respecto a la influencia de Bruhns en Bach la evidencia no es concluyente. Los obituarios de Bach por J. F. Agricola y C. P. E. Bach declaran que él tomó las obras para teclado de Bruhns, entre otros, como modelos.

Cantata "Ich liege und schlafe"