Bononcini, Giovanni Maria (el mayor)

Violinista y compositor

Italiano Barroco

Montecorone, bautizado el 23 de septiembre de 1642 - †Módena, 18 de noviembre de 1678

Nacido en Montecorone, cerca de Módena, se educó en la floreciente escuela de violinistas y compositores. Estudió contrapunto y composición con Agostino Bendinelli y posiblemente también con Marco Uccellini en Módena.

Basílica de San Petronio, Bolonia

Padre de una dinastía musical, los compositores Giovanni Battista, Antonio Maria y Giovanni María Bononcini eran hijos suyos. Entró al servicio de Francisco II, Duque de Módena, y más tarde maestro de capilla en San Giovanni in Monte y San Petronio de Bolonia. Al mismo tiempo era miembro de la Academia Filarmónica de esta ciudad, puesto que abandonó en 1671 al ser admitido como violinista en la Corte de la Duquesa Laura d'Este en Módena. Parece haber sido miembro desde 1672 de la Accademia filarmonica de Bolonia.

En 1673 publicó en Bolonia un tratado ampliamente utilizado, “Musico prattico”. Desde 1674 hasta el año de su muerte en 1678 a la temprana edad de 36 años fue violinista y maestro de capilla de la Catedral de Módena.

La obra de Giovanni Maria Bononcini, es sobre todo instrumental, en sus Trattenimenti, establece ya claramente una distinción entre los géneros da chiesa y da camera; además, contribuyó a hacer progresar la cantata con voz solista de estilo boloñés, en la que los instrumentos son solicitados constantemente y las partes vocales están dominadas por esquemas instrumentales.

Es mejor conocido por sus sonatas de cámara y de iglesia. También compuso cantatas, madrigales, arias, y un "dramma da camera", “I primi voli dell'aquila austriaca” (Modena, 1677, perdido).

Su producción consta, fundamentalmente, de sonatas para tres instrumentos y otras obras de cámara, precursoras de Corelli en su técnica contrapuntística, su organización tonal y su estructura formal. Al igual que su tratado sobre composición “Musico prattico”, sus obras gozaron de excelente reputación en toda Europa. Sus primeros libros de cantatas, precursores de este género, que aparecen 1677-8, muestran un claro interés por la experimentación vocal.

"Gelosia, madre d'amore"