Bernabei, Ercole

Organista y compositor

Italiano Barroco

Caprarola, 1622 - †Munich, Alemania, 5 de diciembre de 1687

Probablemente creció en Roma, donde se hizo alumno de Orazio Benevoli. El 25 de agosto de 1642 tomó parte como intérprete de continuo adicional en el festival de la iglesia de San Luigi dei Francesi, donde Benevoli era maestro di cappella, y en agosto de 1653 sucedió allí a Luigi Rossi como organista.

Iglesia San Luigi dei Francesi, Roma

Fue reemplazado temporalmente en 1658–9 por Ercole Pastorelli, pero continuó en el puesto aún después de ser nombrado maestro di cappella en San Giovanni in Laterano en julio de 1665; probablemente su hijo Giuseppe Antonio Bernabei ofició entonces por él en San Luigi.

En abril de 1667 sucedió a Antonio Maria Abbatini como maestro di cappella en San Luigi dei Francesi, y permaneció allí hasta junio de 1672, cuando, en gran medida gracias a la intercesión de la Reina Christina de Suecia, asumió el importante cargo de director de la Cappella Giulia en el Vaticano, dejado vacante por su antiguo maestro Benevoli,. Pero en el lapso de dos años dejó Roma por Munich, para hacerse Kapellmeister del Príncipe Ferdinand Maria de Bavaria como sucesor de Johann Kaspar Kerll (fue especialmente elegido por su madurez porque la corte había encontrado al temperamental Kerll demasiado conflictivo); llevó con él como ayudante y traductor a su joven alumno Agostino Steffani. Aunque no totalmente feliz en Munich y anhelando volver a Italia, permaneció allí hasta su muerte.

Durante sus años como compositor para varias iglesias de Roma Bernabei demostró ser un maestro del stile antico, pero también mostró que era versátil componiendo música sacra en estilos más modernos: escribió numerosas obras concertato, tanto a la gran manera policoral como en el estilo íntimo para voces solas. Sus importantes puestos en la iglesia  restringieron su desenvolvimiento en la música secular, pero a pesar de la crítica de los grupos conservadores compuso unas pocas cantatas y canzonettas. Algunas de sus obras de más calidad se encuentran en las 15 piezas para tres voces de su "Concerto madrigalesco", una colección que sirvió a Steffani como modelo. Sólo cuando Bernabei fue a Munich se le exigió componer óperas; la música está perdida.

"Cantate Domino"