Adami da Bolsena, Andrea

Cantante castrato, sacerdote, escritor y compositor

Italiano Barroco

Bolsena, 30 de noviembre de 1663 - †Roma, 22 de julio de 1742

También conocido como "Il Bolsena". Después de sus primeros estudios en Montefiascone lo enviaron a Roma.

Andrea Adami da Bolsena

Aunque su admisión a la Cappella Giulia está registrada el 1 de diciembre de 1682, no tomó un puesto allí sino mucho después. En 1682 (o a más tardar el 16 de septiembre de 1686) Adami se hizo miembro de la  Congregazione dei Musici di Ssnta Cecilia, un hecho que confirmaría su actividad profesional en los círculos sacros de Roma. Era un castrato de talento evidentemente poco común, pero el éxito notable de su carrera también se debió mucho al hecho de que disfrutó de la protección del cardenal Pietro Ottoboni -el patrocinador de música romano más influyente de la época- en cuyo palacio sirvió como músico-en-residencia desde 1686 hasta 1740.

El 5 de octubre de 1690 llegó a ser miembro de la Accademia Arcadia -la academia músico-literaria más importante de Roma- donde fue apodado ‘Caricle Piseo'. Ayudado por el patrocinio de Ottoboni fue admitido como soprano en la Cappella Sistina a la edad de 26 años (11 de octubre de 1689), y en 1701 se convirtió allí en maestro di cappella, oficio que mantuvo hasta 1714. Ya había entrado en el sacerdocio y durante su periodo de oficios en el Vaticano se le concedió una sinecura como arcipreste en Santa María Maggiore, Roma.

Fuera de la Cappella Sistina cantó principalmente en cortes privadas (los cantantes papales tenían prohibido actuar en escenas públicas): dos años antes de entrar en la Cappella, el 18 de enero de 1687, interpretó la parte de Ferindo en el melodrama "Il Figlio delle Selve", de Cosimo Bani, organizado en privado en la casa del libretista, Carlo Sigismondo Capeci. Durante el Carnaval de 1691 cantó la parte de Guascarre en "Il Colombo" ovvero "L'India scoperta", un dramma per musica sobre un libreto del cardenal Pietro Ottoboni, organizado en el Teatro Tor di Nona con música probablemente compuesta por uno de los músicos que gravitaban alrededor de su corte en ese momento. También puede haber cantado en "La Statira" (libreto de Ottoboni, música de Alessandro Scarlatti), organizada de nuevo en el Teatro Tor di Nona el año siguiente. Adami debe haber tenido permiso especial de Ottoboni, que era muy influyente en la corte papal, para estos eventos públicos.

La importancia de Adami descansa en su "Osservazioni per ben regolare il coro de i cantori della Cappella pontificia" (Roma, 1711). Este tratado es importante por su historia de la institución musical papal, su cronología de los cantantes y sus numerosas biografías de cantantes y compositores principales asociados con el establecimiento Vaticano, como Palestrina, Gregorio Allegri y Giovanni Maria Nanino. También es valioso por su catálogo del repertorio realizado, a menudo acompañado por las observaciones de Adami de interés musical y estético (particularmente en relación con la presencia ubicua de obras de Palestrina).

En la última década de su vida escribió también sobre temas no-musicales. Paradójicamente parece no haber escrito música sacra. Sus únicas composiciones conocidas son unas cantatas seculares, género en el que ganó  considerable reputación como cantante (un cronista informaba su actuación conmovedora, en un acontecimiento musical promovido por Ottoboni, de una cantata de Stradella); sólo dos sobreviven.

Varios volúmenes de cantatas de otros compositores sobreviven de su biblioteca privada, todas con un escudo de armas creado especialmente para él; estos hermosos volúmenes, así como dos retratos pintados por artistas romanos notables, dan sustancia a la descripción contemporánea de él como 'ricchissimo e fortunatissimo'. Dos grandes dibujos de Adami sobreviven por el muy conocido dibujante satírico Pier Leone Ghezzi.

""